Ellos nos entienden

November 19, 2010

Por Judy Masterson/Lake County News-Sun

Cuando Marycarmen Flores, estudiante de la escuela secundaria Waukegan, luchaba para entender el concepto de una prueba de geometría, y no decir para resolver un problema, ella pudo haberse rendido por desesperación; pero en lugar de eso buscó a su entrenador.

“Él era un genio en ciencias y matemáticas”, dijo Flores. “Él era muy paciente. Me enseñaba formas de recordar”.

El entrenador Schuler Chirag Parikh se ha mudado ya – ahora está en la escuela de medicina- pero los estudiantes con quienes él pasó dos años ayudándolos y motivándolos para hacer y alcanzar lo mejor nunca lo olvidarán.

Nuevos entrenadores, miembros de AmeriCorps, están trabajando para el Schuler Scholar Program, el cual pretende nivelar el campo de juego para estudiantes altamente motivados pero desfavorecidos y enviarlos a las universidades más élites del país.

La Fundación de la Familia Schuler (Schuler Family Fundation) con sede en Lale Forest, depende mucho de la dedicación de sus 15 entrenadores escolares, todos universitarios recientemente graduados quienes ofrecen tutoría individualizada en lectura, diseñan y dirigen seminarios y excursiones de enriquecimiento académico para los estudiantes Schuler en las escuelas secundarias Waukegan, Round Lake, Gurnee, Highland Park y Park Ridge.

La fundación usa una beca AmeriCorps de tres años como ayuda para pagar entrenamiento académico, un acuerdo que ha desembolsado hasta ahora cerca de $300.000 , o sea una tercera parte del costo. La fundación, que opera con un presupuesto anual de $2 millones, paga el balance.

El entrenamiento académico es una ingeniosa aplicación de AmeriCorps, el programa de servicio nacional que ofrece una limitada pensión en intercambio por una año de servicio comunitario.

“Ellos nos permiten entregar una programación de labor intensiva de una manera muy eficiente”, dijo la directora ejecutiva de Schuler, Candace Browdy. “Nosotros pagamos a nuestros entrenadores una fracción de lo que pagaríamos a empleados a tiempo completo”.

Browdy considera a su equipo de jóvenes y enérgicos tutores una ganga, pero también un tesoro.

“Ellos tienen una exuberancia juvenil”, dijo ella. “Ellos son también entusiastas y apasionados, y nosotros estamos realmente orgullosos en motivarlos a ser creativos, a ser innovadores, a tomar riesgos”.

Entrenadores como Kenneth Coleman, 22, de New Orleans; Nicholas Ulrich, 24, de Spokane, Wash.; y Maija Wigoda-Mikkila, 23, de Waukegan, están diseñando seminarios que usan Hip Hop y otros íconos de la cultura popular para atraer a los estudiantes a pensar sobre problemas como género, ética e investigación científica.

Ulrich, quien ganó su grado en matemáticas y física en Washington State University, y quien probablemente tendrá un doctorado en el futuro, dijo:  “La parte más difícil de la educación es hacer emocionante e interesante lo que los estudiantes necesitan aprender”.

Hace unas pocas semanas, durante un coloquio de ciencias extra escolar, Ulrich les hablaba a los estudiantes sobre el cambio de las estaciones cuando la conversación cambió a los orígenes del universo.

“De repente, ellos estaban fascinados”, dijo Ulrich. “Fue pregunta tras pregunta tras pregunta”. Si queremos que ellos aprendan el tema, tenemos que lograr que quieran aprenderlo”.

Como todos los entrenadores del programa Schuler, Wigoda-Mikkila, una graduada de Northwestern University, enseña a los estudiantes de la escuela secundaria Round Lake a como leer realmente, les ayuda a descomponer las partes del denso párrafo, a diferenciar un hecho de una opinión, y a descubrir el significado del autor. Ella también enseña un seminario sobre papeles genéricos para estudiantes de tercer año

“Ha sido realmente muy gratificante“, dijo ella. “Yo los estoy introduciendo a un trabajo de nivel universitario”.

Fue un entrenador escolar quien ayudó a la estudiante de último año de la escuela secundaria Celia Cambray a explorar los temas “Brave New World,” de Aldous Huxley, quien revisó su ensayo sobre El Infierno de Dante, quien leyó el mismo trozo que ella tenía que leer para su clase avanzada de ciencias políticas (AP Government) “, por tanto nosotros pudimos hablar sobre ello”, dijo Cambray.

“Los entrenadores lo hacen todo interesante, y eso me motiva a aprender”, dijo ella. “Ellos nos entienden”.

Coleman, un nativo de Belice, quien se especializa en estudios afro-americanos en Carleton College, dijo que él se puede identificar con estudiantes que no tienen la posibilidad de oír o hablar inglés en la casa.

“Yo sé lo que es sentirse extranjero”, dijo.

Ulrich y Wigoda-Mikkila viven en una casa del programa Schuler en Round Lake con tres entrenadores escolares más. Coleman comparte una casa en Gurnee. Schuler provee techo y paga los servicios para sus entrenadores, quienes reciben seguro médico, dinero para transporte y un estipendio de $11.800. Si ellos completan un año de servicio, son elegibles para un premio de educación de $5,350, lo cual puede ser gastado para liquidar préstamos estudiantiles o para estudios graduados.

La recesión ha hecho más fácil para los socios de AmeriCorps reclutar talento de alto nivel.

“Nosotros somos capaces de tener gente joven motivada, inteligente y de altos alcances porque el mercado de trabajo está tan difícil”, dijo Browdy. “Pero al mismo tiempo, esta generación es de la actitud de que es muy importante tomar unos pocos años libres para hacer algún tipo de servicio antes de ir a la escuela graduada o a la escuela de derecho o a la fuerza laboral”.

“Este no es tu típico trabajo inicial”, dijo Wigoda-Mikkila. “Nosotros tenemos un montón de oportunidades para tomar responsabilidades y hacer lo nuestro. Yo no estoy sólo fotocopiando. Siento que realmente estoy haciendo una diferencia”.


Más prensa