Siempre hay que hacer lo mejor que uno pueda

Por 10/25/2012

Por Candace Browdy, Directora Ejecutiva

En septiembre el MDRC dio a conocer otra evaluación del polémico programa Opportunity NYC-Family Rewards, un programa completo de transferencia monetaria condicionada lanzado en 2007.  El programa ofreció incentivos económicos a padres de escasos recursos y a sus hijos estudiantes (la mayoría de los cuales aprobó los exámenes iniciales a un nivel adecuado) para asistir a la escuela y pasar los exámenes. No es sorprendente que el programa no tuviera ningún efecto en la opinión de los jóvenes sobre competencia académica ni en su involucramiento en la escuela.

Pero ahora tome un grupo de escolares Schuler del mismo entorno demográfico y los mismos datos y mirará que los resultados estarán en las nubes. ¿ Por qué? Porque el programa Schuler Scholar invierte en recursos humanos necesarios para ayudar a los estudiantes a desarrollar las habilidades básicas para tener éxito dentro y fuera del aula, habilidades que deben ser fomentadas para toda la vida.  ¿Cuál es la retribución de esa inversión? Jóvenes que viven de acuerdo al credo Schuler:  Siempre hay que hacer lo mejor que uno pueda.

Claramente la pobreza afecta la actuación de los estudiantes y tenemos que ser creativos al intentar allanar el campo de juego.  Pero debemos estar conscientes de que la meta última es crear cambios sostenibles en la conducta y las actitudes. Estos cambios  no ocurren porque a los muchachos se les dé un estipendio para ir a la escuela.  Ocurren cuando los adultos inspiran a los estudiantes y los estudiantes creen que hacer siempre lo mejor que pueden iguala las oportunidades.

Johnny Reed, de la promoción de 2009 en WHS, escribe sobre su último año en la universidad, el cual fue un desafío, sobre su entusiasmo sobre su carera de derecho, y las posibilidades de trabajar con Schuler como miembro de AmeriCorps. La Dra. Connie Collins, Superintendente del Distrito #116 de las escuelas del área de Round Lake, habla apasionadamente en cambiar el otrora caído distrito, el cual hasta recientemente era dirigido por el Estado, de bueno a excelente. Ella y su equipo se están asegurando que el trabajo de preparación para la universidad esté incorporado en todo lo que ellos hacen.  Josh Bill, un profesor de historia americana y de la clase avanzada de gobierno en una escuela donde solo el 25% de estudiantes se matriculan en una universidad de cuatro años, tiene una especie de culto entre los estudiantes. El exige y establece altas expectativas para sus estudiantes. Pero no hace perder el tiempo a los muchachos en debates simulados ni en proyectos para el National History Day.

Johnny, Dr. Collins y Mr. Bill están inspirados. Ellos están inspirando. Nos recuerdan que la manera más efectiva de transformar un sistema, una escuela o un distrito en seria necesidad de cambio es a través de la inversión de recursos humanos: adultos y estudiantes que no aceptan nada sino la idea de que siempre hay que hacer lo mejor que una pueda.


 

 Relacioando: Josh Bill nombrado Profesor del Año de Historia Nacional (National History Teacher of the Year) por el Gilder Lehrman Institute of American History. Leer más.

More Scholar Musings: