El aprendizaje para toda la vida

Por Maria Hernandez 10/27/2011

Cuando yo tenía seis años, la tierra que mis tías y padres meticulosamente colectaban y empacaban constituía un maravilloso campo de juegos para mi hermano y para mí. Cada sábado, nosotros explorábamos el bosque por muchas horas y recogíamos tierra para vender como fertilizante de puerta en puerta a cinco pesos siete kilos. Después de recoger tierra en el sitio escogido, teníamos que buscar otro sitio fértil.  Un día, mientras caminábamos buscando otro lugar, llegamos a una pequeña corriente de agua habitada por claveles blancos de donde mi madre recogía una pocas de las preciosas flores que adornaban la corriente. 

En la medida en que pasaban las horas, explorábamos el bosque por más fertilizante, pero el crepúsculo se aproximaba y la languideciente luz del sol disminuía nuestra habilidad de recoger más tierra. Mi padre pensó que habíamos recogido suficiente tierra y decidió que teníamos que irnos del bosque antes de que el sol se ocultara completamente y no pudiéramos encontrar el camino de regreso. Con mucha dificultad escapamos del bosque ya que el sol había casi desaparecido. Para el momento en que regresamos a nuestro camión, el cielo estaba oscuro y decorado con estrellas. Repentinamente, en medio de la oscuridad de la noche vi una estrella fugaz por la primera vez.  Intrigada, le pregunté a mi madre que era aquello y ella me dijo que era una bruja. La respuesta de mi madre me pareció ilógica. Aquella noche, después de que regresamos a casa, asustada y confundida, no pude tranquilizarme para poder dormir porque mis pensamientos se quedaron con la “bruja” fulgurante que vi en el cielo. 

La próxima mañana era domingo. Como católicos devotos teníamos que asistir a la misa. Mi mamá dijo que teníamos que agradecer al Sagrado Corazón de Jesús y a Nuestra Señora de Guadalupe porque mi padre pudo vender toda la tierra que habíamos recogido y tenía suficiente dinero para comprar las medicinas de ella.

Antes de salir de la casa, mi madre salió de la cocina con un ramo de claveles para Nuestra Señora de Guadalupe que había recogido mientras estuvimos en el bosque.  Después de entrar a la catedral, nos sentamos y escuchamos el servicio.  Después de la misa, nos acercamos al altar para ofrecer los claveles. Yo noté que el velo de la Virgen de Guadalupe estaba adornado con estrellas. Como niña curiosa de seis años, hice un gesto hacia las estrellas y ansiosamente grité que había visto una bruja. Muchos ojos me miraron desconcertados preguntándose que es lo que yo quería decir, pero mi madre entendió.

Después de que ocurrió este incidente, fuimos a la casa. Mi madre explicó que los puntos radiantes que adornaban el cielo se llamaban estrellas. Dijo que las estrellas son una de las creaciones de Dios. Se disculpó por no haber respondido apropiadamente a mi pregunta y haberme confundió. Mi mamá explicó que sus mayores relataban historias en que las estrellas diminutas en el cielo eran las lágrimas que la Virgen María llora por nosotros y que las estrellas grandes, como la que yo vi, eran brujas. Ella no estaba al tanto de todo lo demás relacionado con los puntos brillantes que decoraban el cielo.

Ahora, once años más tarde, yo puedo aclarar con detalles científicos de que son todos los cuerpos celestes en el cielo. Irónicamente, las respuestas que con frecuencia le doy a mi madre suenan más quiméricas que las respuestas que ella me dio. Las explicaciones científicas le parecen a mi  madre tan irreales como sus historias me parecían a mi. A mi madre no le fue permitido asistir a la escuela porque mi abuelo temía que la escuela iba a corromperla. Estoy segura que como niña ella hizo muchas preguntas, las cuales fueron contestadas con cuentos, respuestas que satisficieron su curiosidad. La respuesta que mi mamá me dio no detuvo mi curiosidad. Por lo contrario, me hizo más curiosa. Sé que voy a ser estudiante toda mi vida porque mi curiosidad no será nunca saciada. Creo que ir a la universidad me ofrecerá un cielo lleno de estrellas para que yo admire y cuestione. 

 

More Scholar Musings: